Como décimo trabajo se le ordenó traer desde Eritia las vacas de Gerión. Eritia era una isla situada cerca del océano, que ahora se llama Gadira. (…) Gerión tenía unas vacas rojizas, cuyo boyero era Euritión y el guardián, Orto, el perro de dos cabezas. (…) Heracles, entró en Libia y habiendo llegado a Tarteso, colocó como señal de su viaje dos columnas enfrentadas sobre los límites de Europa y Libia. (…) El perro, habiéndolo percibido, se lanzaba contra él. Pero éste (Heracles) lo golpea también con la maza y mató al boyero Euritión, que iba en ayuda del perro (…) Y habiendo llevado las vacas a Euristeo, se las ha entregado. Y éste las sacrificó a Hera.

Anuncios